Te ví bailar en la tormenta y salió el sol para mí

Tengo que confesar que, a pesar de que me gusta mirar el vaso lleno y tirar para adelante, en estos días he permitido que la tristeza entre en mis días, un poco por los problemas de mi querido país, otro tanto por la preocupación sobre el futuro, otro tanto por la salud de mis seres queridos y mis pacientes… por fortuna siempre hay un pero … hoy tuve consulta virtual con Luis 😌

Luis tiene 39 años, no le gustan los flashes ni los estruendos, vive en el interior de de San Luis,  cultiva el bajo perfil, es uno de los trabajadores silenciosos de nuestro país. Tiene Diabetes tipo 1 hace 30 años y hace un tiempo que acordamos que comenzara a usar un monitor de glucosa intersticial tipo flash, no importa tanto como se llama, aunque me siento agradecida por contar con tecnología y con las personas que hacen posible su acceso, insisto que lo más importante no son las tecnologías sino lo que las personas hacemos con ellas.  Y desde el momento en que la tecnología llegó a la vida de Luis, no hizo más que crecer , crecer en conocimiento, crecer en motivación, crecer en superación personal . Hoy me espera con varias consultas: cómo mejorar las medias mañanas, dudas sobre su indice de sensibilidad y correcciones sobre la técnica de conteo de hidratos, me envía sus lecturas y comparte sus conclusiones e incertidumbres;  de remate agrega: el confinamiento me ha permitido leer,  estudiar e investigar en la web y me gustaría que Ud me acompañara en esta  … (y yo que hablo tanto de aprendizaje aumentado me encuentro con un maravilloso ejemplo y me conmuevo sin poder casi hablar). Mientras tanto, evaluó  sus registros y las imágenes que me comparte con un nudo en la garganta de la emoción que me provoca caer en cuenta de cuánto ha crecido, cómo sabe, cuánto ha aprendido y cómo ha tomado la tormenta como una oportunidad. 

Una vez más aprendo de mis pacientes y lo considero una bendición. Me siento agradecida por estos momentos que me hacen pensar que vale la pena el compromiso, que vale la pena seguir remando en contracorriente y seguir apostando por la educación. Cómo termina esta historia? Se me que quemaron los libros, como era de esperar, pero no por el tiempo en rango sino por logros que no se miden con números,  así que recurrí a la “Brújula de la Intervención” de mi amigo Iñaki Lorente, se la expliqué y le dije: Aquí dice que tengo que delegar así que te ayudaré con tus alas querido Luis 🥰  empecemos a trabajar y a soñar.  Por muchas más momentos así para mis amigos en red!

Deja un comentario